¡Un día en Eze!

¡Un día en Eze!

 15 de agosto de 2020
 alrededor de 1 minuto

Un pueblo medieval:

La entrada al pueblo medieval está a sólo cinco minutos de la parada del autobús. Desde la entrada, "La Poterne" lleva las huellas de los diversos asaltos sufridos a lo largo de los siglos.

Fueron los moros, luego los sarracenos y finalmente las tropas de Luis XIV a principios del siglo XVIII quienes, al destruir el castillo, dieron al pueblo su silueta muy particular.

 

Sus restaurantes, tiendas y artistas:

En Eze, hay que pasear por las calles estrechas, dejarse llevar a la vuelta de una puerta abovedada, por una plaza sombreada por una falsa planta de pimienta o por el sonido de una fuente.

Las antiguas casas señoriales o campesinas albergan ahora tiendas, talleres de artistas o artesanos donde trabajan la madera de olivo, el cuero, la seda...

Eze-Village también es una parada popular para los gourmets con sus restaurantes gastronómicos y posadas con especialidades mediterráneas.

 

Su jardín exótico:

Los callejones siguen el relieve de la roca hasta la cima del pueblo. Allí, en las ruinas del castillo, el jardín exótico. Cientos de plantas, cactus, agaves, áloes pero también helechos arbóreos, papiros, etc. crecen a 429m. sobre el Mar Mediterráneo.

La vista llega hasta Saint-Tropez, Córcega es visible en un día claro.

 

Sus playas y caminatas :

Los más valientes o los amantes de la naturaleza prolongarán su visita con una caminata a las playas de Eze Bord de Mer o accederán al parque de La Revère en la Grande Corniche a más de 700m. de altitud.

Desde allí, la vista de 360° lleva a Italia y los Alpes con vistas a la Riviera Francesa e Italiana.

Volver al blog